« todas las noticias

Perfeccionamiento, clave en un mundo globalizado, La Segunda (especial)

 

 

Cursar un postgrado se ha transformado casi en un imprescindible para un profesional de las leyes, pues las oficinas ponen en juego su reputación cuando deben enfrentar las múltiples necesidades de clientes nacionales y extranjeros.

En un entorno cada vez más competitivo, la especialización es un factor diferenciador para los profesionales, y los abogados no son la excepción, sobre todo considerando que, en un panorama globalizado, es común que los estudios jurídicos representen a empresas multinacionales, por lo que requieren mayor dominio en su área de negocio. "En la región, podríamos decir que los abogados chilenos se encuentran entre los que cuentan con más capacitación y perfeccionamiento. Muchos de ellos tienen un LLM (Máster en Leyes), lo que sería equivalente al MBA de esta área. En este sentido, Chile es líder en perfeccionamiento de los profesionales de esta área a nivel regional", afirma Alfonso Ochoa, country manager DNA Human Capital. 

Desde Trabajando.com, su gerente general, Alvaro Vargas, destaca que —en la mayoría de los estudios jurídicos nacionales— existe un elemento común con respecto a los abogados jóvenes: buscan perfeccionamiento y servicio público. "El interés debe ser del profesional inicialmente, pero en las oficinas cada vez se recomienda más seguir perfeccionándose", asevera Alvaro Vargas. En este sentido, cifras del Consejo de Rectores de Universidades Chilenas muestran que mientras en 2001 había 294 abogados inscritos en algún magíster o doctorado, ese número subió a 1.326 en 2010. 

En el extranjero, en tanto, hay más de 115 abogados cursando algún postgrado. Vargas explica eso sí que si un abogado quiere hacer carrera al interior de un estudio jurídico importante, tiene "casi la obligación de cursar al menos un magíster o postgrado. En algunos casos, la exigencia es aún mayor y necesitan un doctorado. Esto porque las oficinas apuestan por abogados especialistas, muy bien preparados y que les permitan marcar la diferencia en el mercado. En cada caso o juicio está en juego su reputación y, por eso, el interés de trabajar con los mejores". 

Beneficios Alfonso Ochoa explica que realizar un postgrado siempre conlleva beneficios, entre ellos, acceder a cargos de mayor jerarquía y, por ende, con un mayor salario, pero también ampliar la red de contactos. En esta dirección, precisa que un postgrado debe ser considerado un complemento académico para personas con experiencia, ya que de esta forma podrán aprovechar mejor las herramientas que entrega, en cuanto a asimilar y aplicar el conocimiento adquirido. Así, quienes mayores beneficios tendrán al cursar una especialización son profesionales seniors, de entre 32 y 38 años. Ahora bien, si el factor para realizar un postgrado es solo obtener una retribución financiera, el country manager DNA Human Capital es claro en señalar que "para los ejecutivos mayores, entre 50 y 55 años, no sería conveniente", pues a esa edad se espera que ya estén ocupando altos cargos en empresas, por lo tanto, no habría una mejora importante en el sueldo. Sin embargo, cursar un postgrado de todas formas es una "una buena opción para crear network y refrescar conocimientos".

En efecto, agrega Ochoa, en un proceso de selección tener un postgrado puede marcar la diferencia entre candidatos con perfiles similares, ya que le otorga una visión global sobre el mercado y su trabajo.

Asimismo, haber cursado este tipo de especializaciones contribuye a desarrollar habilidades blandas que, en el caso de los abogados, pueden haber pasado a un segundo plano, al privilegiar los conocimientos técnicos.

El gerente general de Trabajando.com añade que un abogado que se especializa tiene beneficios presentes y futuros, no solo porque estará "mejor formado y preparado, lo que representa un tremendo desafío personal y para la oficina, sino que también porque en la medida que un profesional siente que están apostando por él y creen y valoran sus capacidades, el compromiso y las ganas aumentan considerablemente".

"Hacer un postgrado tiene una serie de beneficios como crecimiento personal, la madurez, el conocimiento y la experiencia de compartir con otros que están en la misma sintonía", asevera.

Al mismo tiempo, ayuda a desarrollar un pensamiento más crítico y, por supuesto, permite ampliar la red de contactos, que son muy útiles tanto para el estudio como para el abogado. Si el postgrado se cursa en el extranjero, se agrega el beneficio del idioma.

Vargas asevera que la competencia por encontrar trabajo es más agresiva, tendencia que se da en todos los rubros, profesiones y sectores.

"De ahí que los estudios jurídicos valoren cada vez más las especializaciones, las universidades e idiomas, primero porque hay una mayor oferta y segundo, porque si quieren ser competitivos en el mercado deben contar con los mejores", sentencia.

Areas de interés

Las principales áreas de interés de los abogados para perfeccionarse-según Trabajando.com-son el Derecho Corporativo, Minero, Tributario y Laboral.

Desde DNA Human Capital, en tanto, señalan que desde hace unos años se está valorando el derecho corporativo, que ha registrado un importante crecimiento.

"El auge que vivió la economía hace algunos años atrajo a muchas empresas extranjeras que buscaban instalarse en el pais y para ello, necesitaban abogados corporativistas que les permitieran abrir la entidad legal en Chile y esa tendencia se ha mantenido en el tiempo", explica Alfonso Ochoa.

Back to top